1. Conforman la región de Wernicke, la cual es muy importante no solo para la comprensión de palabras, sino para permitir que desarrollemos discursos bien estructurados y que seamos capaces de organizar y verbalizar adecuadamente nuestras ideas.
  2. La región auditiva primaria es la que permite que situemos los sonidos en el espacio, es decir, que sepamos de dónde vienen los ruidos que escuchamos, y que seamos capaces de percibir pequeñas variaciones en la intensidad de estos
  3. Recibe y procesa la información del sentido del gusto, lo que nos permite ser capaces de percibir el sabor de lo que comemos. De igual modo, parece ser que está también relacionada con el mantenimiento del equilibrio.
  4. Su importancia es enorme a la hora de comprender y generar el lenguaje, tanto el hablado como el escrito. Es decir, gracias a estas dos áreas somos capaces de hablar, entender lo que nos dicen, escribir y leer.
  5. Está relacionada con el desarrollo de la capacidad de atención, es decir, ayuda a que nos podamos concentrar en tareas específicas. De igual modo, está vinculada a la memoria de trabajo, es decir, permite que cuando hemos hecho muchas veces algo, se convierta en algo casi automático.
  6. Es una región de la corteza cerebral que está vinculada tanto a la organización y estructuración del lenguaje como a todo aquello relacionado con la música, especialmente en lo que se refiere a la comprensión del lenguaje musical.
  7. Está vinculada al reconocimiento de caras (almacena la información de los rostros que conocemos), la comprensión de las metáforas y otros recursos poéticos e incluso permite el desarrollo del lenguaje de signos.
  8. Está relacionada con el reconocimiento de imágenes y con la memoria, especialmente con el almacenamiento de recuerdos de forma inconsciente, es decir, sin que haya una intención de recordar algo.
  9. Sigue estando vinculada a la toma de decisiones, aunque en este caso también se encarga de procesar las emociones que sentimos, organizar los movimientos musculares que necesitamos para realizar una acción concreta y regular la experimentación de dolor.
  10. Se encarga de inhibir las respuestas instintivas (una de las cosas que más humanos nos hace) y de regular la toma de decisiones.
  11. Es una de las regiones principales de la corteza cerebral en la que tiene lugar la relación entre memoria y emociones. Es decir, vincula los recuerdos a emociones, tanto negativas como positivas.
  12. Conforman lo que se conoce como corteza olfatoria. Igual que la anterior, estimula la recuperación de recuerdos ante la percepción de determinados olores, pero su función principal es la de controlar movimientos corporales vinculados al sentido del olfato.